Escudo de la República de Colombia

Se cumplen 83 años de la Ley que le dio vida moderna a la Universidad Nacional de Colombia

Publicado el Viernes, 07 Diciembre 2018, en Destacados, Noticias

El 7 de diciembre de 1935 fue expedida la Ley 68 que refundó a la Universidad pública más importante del país y que condensó la Revolución en Marcha de Alfonso López Pumarejo. La educación se consagró como la base de un proyecto de Nación moderna y el Campus jalonó el desarrollo urbano de Bogotá.

Imagen tomada del Plan Especial de Manejo y Protección de la U.N.

 

De acuerdo con el profesor Fernando Viviescas, arquitecto y urbanista del Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Nacional de Colombia, la Ley 68 de 1935 le dio sentido a la Universidad dentro del proyecto de modernidad y, en esa perspectiva, produjo un rompimiento ideológico, político y cultural para la historia del país.

“No se trató de la creación de la universidad del Estado, significó crear una jerarquización en el país, que como sociedad se reconociera la producción y difusión del conocimiento, las condiciones para que se diera un pensamiento crítico y la apertura de la concepción de la cultura, el arte, el diseño y la música”, dijo el académico.

El objetivo de Alfonso López Pumarejo era construir la idea de universidad nacional que diera cabida a todos y cada uno de los ciudadanos que quisieran convertirse en profesionales, es decir, planteó la inclusión ciudadana, la mujer en la educación, la creación de presupuesto e impuestos para la educación, la libertad de cátedra y la tecnocracia.

“Puso el sector de la educación primero en la configuración del presupuesto para sustentar el desarrollo de una sociedad moderna”, resaltó Viviescas.

Entonces, la universidad se convierte en el centro de pensamiento, ciencia, tecnología e innovación, dado que López Pumarejo consideraba que cualquier tipo de sociedad hacia el futuro tenía que estar necesariamente referenciada al desarrollo de la imaginación, sensibilidad, creatividad y sistematicidad, ya los procesos productivos materiales y espirituales de la Nación.

“Esto marca un rompimiento trascendental de la idea que se tenía de una educación confesional, reaccionaria y oscurantista, que estaba dominando el país hasta ese momento. Esta Ley marca la refundación de la Universidad Nacional pero en un marco en el cual la educación se da como un elemento de construcción de sociedad moderna, democrática e inclusiva”, señaló el arquitecto. Otras leyes planteadas por López Pumarejo en el proyecto de modernizar la Nación fueron la constitucional, la agraria, la tributaria, la judicial, la laboral y la reforma de la política internacional de Colombia.

Trazado del Campus 2

Una universidad al servicio público

En el artículo 5 de la Ley quedó consagrado que “para el alojamiento, organización y buen funcionamiento de la Universidad, el Gobierno procederá a comprar en Bogotá o en sus inmediaciones, lotes de terreno adecuados para construir la ciudad universitaria, con los edificios, instalaciones y campos de deporte que por su capacidad y condiciones correspondan a las exigencias de la Universidad”, esto significó la materialización de la Universidad como un espacio público, su ubicación en el territorio de la sociedad colombiana.

Lo anterior como consecuencia de la idea moderna que planteó Fritz Karsen sobre una educación al servicio público, que juega un papel fundamental en el establecimiento de lo público como condición de formación de sociedad y, por lo tanto, tiene que tener un lugar en el espacio público.

“El conocimiento, la sensibilidad, el examen y el pensamiento crítico son elementos del espacio público y con esa Ley, dándole un espacio a la universidad, se inaugura el espacio público en Colombia; un espacio democrático, de encuentro, de diferencia, del relacionamiento entre hombres y mujeres y de ellos con la naturaleza y el conocimiento”, expresó el profesor Viviescas.

UN Campus IEU

El Campus de la U.N., pivote de desarrollo urbano

Como consecuencia de esta ley, el 5 de agosto de 1938 en el estadio de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, se dio apertura a los primeros Juegos Bolivarianos de la historia. Paralelamente a esto, pero de manera silenciosa, se producía un trascendental hecho que marcaría la historia del país: ese viernes la Universidad Nacional de Colombia se abría a la ciudad, con el primer campus universitario de América Latina y el pivote de desarrollo urbano de la capital del país.

“El Campus se convierte en un elemento material y simbólico del proyecto de la revolución en marcha de Alfonso López Pumarejo”, agregó el arquitecto.

Esto, dado que en su momento López Pumarejo entendió que para desplegar ese proyecto de modernidad necesitaba un fuerte desarrollo urbano, pues era imposible hacerlo en una “aldea” concentrada en los Cerros Orientales, con menos de 500 mil habitantes.

Así, el Campus se convierte en el pivote de desarrollo urbano de Bogotá, al ser el enlace entre la ciudad antigua (pegada a la Carrera Séptima) y la nueva ciudad hacia el occidente que se empezaría a desarrollar de la mano de la Universidad Nacional de Colombia.

“El trazado del Campus es una construcción geométrica potente que aún sigue vigente y generó una perspectiva de orden y planeación del territorio”, puntualizó.

En conclusión, el profesor Viviescas recalcó que la Ley 68 es la muestra más pristina de la comprensión de lo que es una sociedad moderna, de la importancia del sentido de la investigación, el desarrollo científico y la educación en la construcción de esa sociedad y de la posibilidad que existe siempre de hacer transformaciones cuando hay una voluntad política de construir una sociedad mejor.

*Información del Grupo del componente físico espacial del Plan Especial de Manejo y Protección de la Universidad Nacional de Colombia

 

  • *105

    Escrito por Paola Medellín 

    • Etiquetas: AGU
    • Visitas: 694
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)